JORNADAS DE REFLEXIÓN – PRIMARIA (en horario escolar)

 

"PADRE, esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a tu enviado Jesucristo" (Jn 17,3). "Dios, nuestro Salvador... quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1Tm 2,3-4). "No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos" (Hch 4,12), sino el nombre de Jesús.


La vida del hombre: conocer y amar a Dios

Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado nos ha creado libremente para hacernos partícipes de su gloria. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, se hace cercano del hombre: le llama y le ayuda a buscarle, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. Para lograrlo, envió a su Hijo como Redentor y Salvador. En Él y por Él, llama a los hombres a ser, en el Espíritu Santo, sus hijos.

Para que esta llamada resonara en toda la tierra, Cristo envió a los apóstoles que había escogido, dándoles el mandato de anunciar el Evangelio: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,19-20). Fortalecidos con esta misión, los apóstoles "salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban" (Mc 16,20). (Catecismo de la Iglesia Católica)

Nuestra Institución Educativa ha creado un espacio de reflexión en la vida escolar de sus alumnos; para pensar y sentir esta “Buena Noticia” guiados por los frailes franciscanos quienes a su vez dan testimonio del llamado de Dios y comparten la decisión de abrazar la Cruz de Cristo y ayudar a sostenerla al estilo de San Francisco de Asís y San Antonio de Padua; anunciando la fe, viviéndola en la comunión fraterna y celebrándola en la liturgia y en la oración.

 

Scroll