MISAS FAMILIARES “CREER-AMAR-ESPERAR”



"Haced esto en memoria mía"


El mandamiento de Jesús de repetir sus gestos y sus palabras "hasta que venga" (1 Co11,26), no exige solamente acordarse de Jesús y de lo que hizo. Requiere la celebración litúrgica por los Apóstoles y sus sucesores del memorial de Cristo, de su vida, de su muerte, de su resurrección y de su intercesión junto al Padre. (Catecismo de la Iglesia Católica).

Desde el comienzo la Iglesia fue fiel a la orden del Señor. De la Iglesia de Jerusalén se dice:

«Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, fieles a la comunión fraterna, a la fracción del pan y a las oraciones [...] Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y con sencillez de corazón» (Hch 2,42.46).

Era sobre todo "el primer día de la semana", es decir, el domingo, el día de la resurrección de Jesús, cuando los cristianos se reunían para "partir el pan" (Hch 20,7). Desde entonces hasta nuestros días, la celebración de la Eucaristía se ha perpetuado, de suerte que hoy la encontramos por todas partes en la Iglesia, con la misma estructura fundamental. Sigue siendo el centro de la vida de la Iglesia Cristiana Católica. (Catecismo de la Iglesia Católica).

Así, de celebración en celebración, anunciando el misterio pascual de Jesús "hasta que venga" los padres de familia de nuestra Institución Educativa participan de la “Fracción del Pan”, domingo a domingo, organizados por grados de estudio de los tres niveles educativos.



 

Scroll